fbpx

Casa pasiva: principios básicos

Passivhaus o Casa Pasiva se ha establecido propiamente como el estándar reconocido internacionalmente para la arquitectura eficiente energéticamente. Su potencial no sólo ha sido reconocido en Alemania, donde fue originalmente creado y desarrollado. Miles de edificios de este tipo se han construido por toda Europa, con un incremento continuo de proyectos por todo el mundo desde Norteamérica hasta el lejano oriente. Las razones de su éxito son simples: el estándar Casa Pasiva está claramente definido y funciona para todo tipo de edificios en cualquier zona climática. Además proporciona una solución para el uso sostenible de recursos naturales. La investigación al respecto muestra que el consumo de energía para calefacción y refrigeración en edificios tipo Casa Pasiva es aproximadamente un 80% menor que las construcciones convencionales.

La Casa Pasiva ofrece una opción realista para estructuras económicamente eficientes que proporciona altos niveles de confort mientras que demanda muy poca energía para la climatización. En una época en la que los precios de la energía sufren cambios constantes y subidas sostenidas, la Casa Pasiva es una opción económicamente muy atractiva. Para propietarios e inquilinos, es además una oportunidad para ganar independencia de los volátiles mercados energéticos. Las necesidades energéticas de la Casa Pasiva son tan bajas que éstas pueden ser alcanzadas mediante ganancias solares activas u otras fuentes renovables que se encuentren en la misma o en los alrededores.

La mayoría de los edificios tipo Casa Pasiva construidos hasta la fecha suelen ser obra nueva residencial. No obstante, gran número de inversores privados y administraciones son conscientes cada vez más de las ventajas que el estándar de la Casa Pasiva ofrece para otras tipologías constructivas. Existen excelentes ejemplos de oficinas, escuelas, guarderías, gimnasios, supermercados, hoteles e incluso piscinas cubiertas realizados con la filosofía de la Casa Pasiva.

 

Casa pasiva_Passivhaus

PASSIVHAUS O CASA PASIVA, HACIENDO MÁS CON MENOS

Los edificios tipo Casa Pasiva combinan un confort incomparable con un consumo energético mínimo. Diseño de calidad y artesanía combinados con cerramientos de calidad superior, altos niveles de aislamiento y recuperación del calor son los elementos clave que hacen que marquen la diferencia. En términos de apariencia, sin embargo, estos edificios extremadamente eficientes se mezclan perfectamente con sus vecinos convencionales. Esto se produce porque la Casa Pasiva funciona con un estándar de rendimiento y no un método de construcción específico. Mientras que los edificios tipo Casa Pasiva cumplan los objetivos energéticos marcados, los diseñadores son libres de utilizar cualquier tipo de solución que alcance esas metas.

¿Qué hace tan especial una casa pasiva?

Niveles de aislamiento excepcionalmente altos
Cerramientos bien sellados y aislados
Diseño y construcción sin puentes térmicos
Una envolvente del edificio herméticamente sellada
Ventilación con recuperación muy eficiente de calor o energía

Más confort, menos energía

Con la Casa Pasiva, la fase de planificación y ejecución se torna esencial. Esta atención por el detalle asegura una demanda energética mínima. Diez velas encendidas o incluso el calor corporal de cuatro personas podrían mantener caliente una habitación de 20m2 de una Casa Pasiva en pleno invierno, incluso en climas con frío extremo. En la realidad, por supuesto que las casas tipo Casa Pasiva no van a ser calentadas con velas. Utilizan eficientes sistemas de calefacción y usan la ventilación que es en cualquier caso necesaria para asegurar la alta calidad del aire interior. Este tipo de edificios proporciona impresionantes niveles de confort también en verano. Hacen que las necesidades del aire acondicionado en la mayoría de los climas sean casi inexistentes y muy bajas en casos más extremos. Resumiendo, las Casas Pasivas tienen una demanda muy baja de energía necesaria para calefacción y climatización.

Casa pasiva_Passivhaus

Adaptado al clima local

El estándar de Casa Pasiva puede ser desarrollado en cualquier parte del mundo y la aproximación al mismo ocurre siempre de la misma manera. Dependiendo del clima local, las propiedades de los componentes individuales variarán. En climas más cálidos se debe prestar especial atención a las medidas pasivas de refrigeración para asegurar el confort durante los meses de verano. Estas pueden ser el uso de elementos de sombra y la ventilación a través de las ventanas. Las características individuales de cualquier Casa Pasiva deben ser optimizadas y adaptadas a las condiciones locales donde se va a construir el edificio.

Grande para el ahorro

La eficiencia energética se encuentra en el eje fundamental del concepto de Casa Pasiva. Durante el transcurso de un año, un edificio tipo Casa Pasiva consume apenas el equivalente a 1.5 litros de gasolina o 1.5 m3 de gas natural (15 KWh) para calefactar cada metro cuadrado habitable. Esto se traduce en una reducción de más del 90 por ciento de la energía para calefacción y climatización de espacios necesaria en una construcción tradicional. Comparativamente, un edificio tradicional necesitará entre 6 y 10 litros o más de gasolina por año y metro cuadrado habitable, dependiendo de la calidad de su construcción y de la localización geográfica.

Otras necesidades energéticas

Las demandas energéticas para el agua caliente sanitaria en las Casa Pasivas son normalmente iguales o incluso mayores que las necesarias para calefactar los espacios. Las diferencias individuales en el uso pueden resultar en grandes variaciones para ambas. Para reducir aún más el consumo energético y asegurar el confort máximo durante todo el año, es importante elegir aparatos que tengan una gran eficiencia eléctrica.

Los comienzos de la casa pasiva

En mayo de 1988, Wolfgang Feist y Bo Adamson se preguntaron cómo se podría diseñar los edificios de una manera más sostenible y con mínimo consumo energético. Usando el fruto de su investigación y con la ayuda de los arquitectos Bott y Ridder, Feist se animó a construir la primera Casa Pasiva, completada en Darmstadt, Alemania en 1991. Feist mostró una visión para el futuro de la construcción que combinaba eficiencia energética, sostenibilidad, óptimo confort, precio asequible y buena calidad del aire interior. La casa aterrazada de Darmstadt-Kranichstein, habitada por cuatro familias, todavía funciona exactamente tal y como se diseñó más de dos décadas después. El consumo anual energético ha sido consistentemente menos de 15KWh/m2 habitable, año tras año.

Ventajas decisivas de la casa pasiva

Altos niveles de confort
Aire fresco ininterrumpido por todo el edificio
Longevidad estructural: edificios libres de moho y un riesgo muy reducido de humedades
Costes de calefacción y climatización extremadamente bajos, a pesar de las subidas de los precios de las compañías energéticas.
Un ambiente interior radicalmente mejorado

UNA CASA PASIVA ES ALGO MÁS QUE EFICIENTE…

Confortables

Al igual que un termo sellado mantiene la bebida a la temperatura deseada, la envolvente de una Casa Pasiva mantiene las estancias interiores a una temperatura agradable. Las Casas Pasivas se caracterizan por temperaturas estables en todas las superficies interiores y climas interiores constantes sin cambios independientemente de los meses de frío invierno y calurosos períodos veraniegos.

Al mismo tiempo el sistema de ventilación superior de una construcción tipo Casa Pasiva asegura abundante aire fresco a temperatura ambiente y contribuye a una alta calidad de aire interior.

Sostenibles

Al usar muy poca energía desde el inicio, la Casa Pasiva ayuda a preservar los recursos limitados de la naturaleza como el gas y el petróleo. Incluso hace viables el uso de renovables como la energía eólica y la solar. Edificios eficientes pueden hacer más con menos, por lo que el uso de renovables situadas en pequeñas superficies es suficiente para abordar de manera asequible cualquier demanda de energía restante. Sin o con la adición de renovables, la alta eficiencia energética de las Casa Pasivas reduce radicalmente las emisiones de dióxido de carbono. Por lo que Casa Pasiva es un sinónimo de protección medioambiental.

Innovadoras

La Casa Pasiva es un estándar de construcción moderno que abre un mundo de nuevas perspectivas para arquitectos e ingenieros. La industria está respondiendo positivamente a las necesidades de mercado orientadas hacia la Casa Pasiva. Se desarrollan productos pioneros y altamente eficientes para ser puestos a disposición del consumidor medio en el mercado.

Confiables

Durante las dos últimas décadas, decenas de miles de Casas Pasivas han sido construidas y han dado un rendimiento sobresaliente. De éstas, varios cientos han sido monitorizadas y testeadas rigurosamente. Los resultados han sido consistentemente positivos.

Resistentes

Las Casas Pasivas son capaces de mantener temperaturas de confort interiores durante semanas, incluso en climas helados sin energía eléctrica. Por ello proveen un refugio óptimo en situaciones de emergencia donde otros edificios fracasarían. Al reducir la demanda energética, las Casas Pasivas hacen posible que los sistemas de distribución de redes energéticas en situaciones de alta demanda sean manejados de una manera más eficiente.

Duraderas

Altos niveles de aislamiento, diseño completamente libre para los puentes térmicos y una envolvente sellada, tres aspectos claves necesarios para alcanzar el nivel de eficiencia de la Casa Pasiva. Tiene además una ventaja adicional: una alta calidad física de la edificación. Esto hace que la longevidad estructural sea una propiedad inherente de estas edificaciones.

Sin complicaciones

Las Casas Pasivas no requieren de un manual de instrucciones para que funcionen. Al contrario, los beneficios tales como temperaturas agradables, nada de sequedad en el ambiente, una generosa cantidad de aire fresco son el resultado del propio diseño, no de la necesidad de una complicada tecnología. En una Casa Pasiva, la facilidad de uso ya viene incorporada por defecto.

Distintas

La Casa Pasiva no es una norma constructiva. En vez de eso, los ciudadanos se han adherido voluntariamente a este estándar de funcionamiento por su simplicidad y los beneficios que acarrea. Cualquiera puede construir con el estándar y hacer una contribución sostenible sin que repercuta en el confort. La experiencia, los productos de construcción y las herramientas de planificación están disponibles para todo el que lo desee. No importa lo simple o específica de la edificación, la Casa Pasiva es siempre especial.

Asequibles

Los edificios tipo Casa Pasiva son construcciones de mayor calidad. Como tales, los costes de inversión son normalmente un poco mayores como resultado de una mayor e intensa planificación y preparación del proyecto y unos componentes de mayor calidad utilizados.
A lo largo de la vida útil de la edificación, sin embargo, las Casas Pasivas dan las puntuaciones más altas debido a sus mínimos gastos de mantenimiento. Son muchísimo más rentables que sus vecinas convencionales.

UNA CASA PASIVA ES UNA INVERSIÓN PRUDENTE

¿Cuesta más una casa pasiva?

Mientras que el coste de las Casas Pasivas pueden resultar ligeramente superior debido a los componentes y la mayor planificación requeridas, hay también muchos ejemplos de Casas Pasivas construidas por debajo los costes de edificaciones convencionales similares. La disponibilidad de materiales y componentes asequibles influye sin duda los costes de inversión. Sin embargo, el factor determinante para construir de la manera más rentable posible usualmente recae en la inteligencia del diseño y de manera más general, en la experiencia del equipo de diseño.

Aquellas personas que quieran construir una Casa Pasiva deben por ello coordinar la planificación desde el principio. Mientras que un mayor aislamiento de las capas puede costar un poco más por los materiales adicionales requeridos, los costes de instalación relacionados no se incrementan de manera significativa. Los costes de componentes de mayor calidad pueden al menos ser recortados por las reducidas dimensiones de los sistemas de climatización y calefacción.

Beneficios en el largo plazo de una casa pasiva

Cuando se combinan los costes de la inversión con los costes de mantenimiento sobre el total de la vida útil del edificio, las edificaciones tipo Casa Pasiva suelen resaltar sobre los demás, costando menos que sus adversarios convencionales.

La Casa Pasiva tiene claramente sentido desde un punto de vista económico. Uso reducido de energía se traduce en menores facturas de la luz y protección ante futuras regulaciones energéticas.

Existe multitud de administraciones locales que ofrecen apoyo y ayuda económicas para edificios construidos de esta manera. Se está incluyendo cada vez más como estándar dentro de los planes de viviendas sociales protegidas. Es interesante informarse al respecto en las administraciones locales o en el Ministerio de Medio Ambiente para estudiar la posibilidad de recibir ayudas financieras en caso de querer realizar una construcción de este tipo.

Incluso sin la posible ayuda económica de la administración, los reducidos costes energéticos en las edificaciones tipo Casa Pasiva compensan sobremanera los costes de inversión adicionales a lo largo de la vida del edificio. En el caso de rehabilitaciones y nuevas adaptaciones de edificios, apuntar a eficiencias cercanas a los de la Casa Pasiva da beneficios desde el comienzo. Renovaciones de alta calidad y eficiencia energética traerán beneficios tanto económicos como a lo largo de todo el ciclo de uso de la edificación.

Ahorrando gastos a través de la eficiencia energética

A la larga, la eficiencia energética de una edificación es el factor que más influencia tiene a la hora de incrementar las cargas financieras. Construir hoy en día con el estándar de Casa Pasiva es una inversión sensata y con una recompensa a largo plazo.

Asegurar el riesgo

Invertir en el mercado inmobiliario consiste en incrementar la seguridad y la eliminación de riesgos. Comparadas con sus homólogas, las Casas Pasivas son inversiones seguras con un riesgo total más bajo y un mayor valor total de inversión. Por un lado, construir de manera tipo Casa Pasiva es una manera segura de evitar daños estructurales provocados por humedades y moho. Este es un riesgo sustancial que los propietarios de edificaciones convencionales están obligados a tener.

Los bancos están empezando a ver el valor aparejado a la Casa Pasiva. Sus bajos costes de mantenimiento significa que los clientes están menos predispuestos a retrasarse en sus pagos mensuales. Las Casas Pasivas reducen también el riesgo en el caso de potenciales subidas de precios en el sector energético. Esta es una de las mayores preocupaciones dentro de los propietarios y residentes de edificaciones convencionales. Por lo contrario tal volatilidad apenas afecta a los ocupantes de Casas Pasivas.

Casa pasiva = Win-win-win

Los edificios tipo Casa Pasiva son productos de la mayor calidad. Tienen niveles de confort incrementados, reducido riesgo de daño estructural y unos costes energéticos muy bajos que incrementan el valor de la propiedad. La independencia adicional ante inseguros, suministros externos de energía añade seguridad a la inversión. Los productos innovadores derivados de la aplicación de los estándares de la Casa Pasiva también implican un valor añadido por la creación de empleo en la región.

 

Si has leido el post y todavia quieres saber mas sobre como implementar este tipo de construcción a tu hogar te animo a que nos contactes y quedemos para tomar un café y charlar sobre ello.

Si quieres estar atento de nuestras publicaciones nos puedes seguir en nuestra página de Facebook

Deja un comentario