Casas eficientes y la Certificación Passivhaus

casas eficientes

Las casas eficientes se han convertido en piezas claves a la hora de luchar contra el cambio climático. 

Se caracterizan por ser pasivas, o por compaginar perfectamente con el concepto de Passivhaus. En consecuencia, aprovechan al máximo el diseño de los espacios para fomentar el ahorro energético

Aunque hay que aclarar que este tipo de construcciones no solo fomentan el cuidado medio ambiental y la eficiencia energética, sino también el diseño bioclimático, la domótica y el autoconsumo eléctrico. 

Por si no lo sabes, una vivienda eficiente es capaz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (los mismos que originan el cambio climático). 

De modo que son construcciones sostenibles que evitan un mayor calentamiento del planeta. Sin duda, son proyectos que mantienen una gran sinergia con la ecología y la auto sustentabilidad. 

En este artículo te contaremos qué son las casas eficientes y por qué es tan importante obtener una Certificación Passivhaus en la actualidad. 

CASAS EFICIENTES: ¿CUÁL ES SU ATRACTIVO?

Las casas eficientes tienen un atractivo sin igual. Pero lo más llamativo es que están profundamente comprometidas con la preservación ambiental. 

No hay que olvidar que los propietarios modernos están más educados en torno al tema de la contaminación y el calentamiento global, están capacitados para tomar decisiones más conscientes y eco-amigables, tanto en el plano habitacional, como personal y profesional. 

Algunos eligen movilizarse en bicicletas eléctricas, otros evitan la moda rápida, y muchos otros invierten en propiedades o casas pasivas. 

Estas últimas también son eficientes, ya que se enfocan al 100% en la conservación de la energía

En pocas palabras, están diseñadas para reducir el consumo innecesario de energía, así como para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y la demanda de recursos que no provienen de fuentes renovables. 

Una mejor calidad de vida con casas eficientes

Por otro lado, elevan la calidad de vida de sus habitantes, y por si fuese poco, los ayudan a ahorrar dinero

Los avances tecnológicos y la modernización de muchos sistemas arquitectónicos y constructivos han alentado estas construcciones sostenibles en las últimas décadas. 

Pero es indudable que suponen retos complejos, puesto que múltiples factores entran en juego a la hora de tener éxito. 

Desde la instalación de paneles solares, hasta el uso de sistemas de almacenamiento de electricidad en el hogar. 

Y ocuparse de todos esos aspectos de forma aislada es una misión imposible. La buena noticia es que ya se han creado certificaciones energéticas que facilitan este trabajo a grandes rasgos (como la que te presentamos en el siguiente apartado).

¿QUÉ ES LA CERTIFICACIÓN PASSIVHAUS?

Esta certificación de eficiencia energética cuenta con el aval del Instituto Passivhaus (el mismo que se encarga de evaluar las viviendas para determinar si se adaptan al estándar pasivo). 

El concepto de las casas pasivas fue desarrollado en Alemania en los años 80’s. En aquel entonces significó una evolución tremenda en el campo de la eficiencia energética. 

Hoy en día, la certificación Passivhaus reconoce, oficialmente, que una casa posee cualidades específicas que promueven el bajo consumo energético.

Estos son los requisitos que debe cumplir una casa para obtener este certificado tan importante:

  • Hermeticidad: 0,60 renovaciones de aire por hora. 
  • Demanda máxima de calefacción: 15 kWh/m2 al año.
  • Consumo de energía primaria máximo: 120 kWH/m2 al año.
  • Demanda máxima de refrigeración: 15 kWh/m2 al año.

Es importante recalcar que este certificado no funciona como un sello o una marca medio ambiental. 

En realidad, es una metodología de avanzada que combina lo mejor del diseño y la construcción, y que a su vez, vela por la salubridad y el confort de los propietarios.

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA METODOLOGÍA PASSIVHAUS Y CASAS EFICIENTES

A continuación conocerás los principios básicos de la metodología Passivhaus; especialmente en torno a su diseño y ejecución:

1. Aislamiento térmico

Las casas eficientes deben tener un excelente aislamiento térmico. Esto implica aislar correctamente los techos, ventanas, puertas y paredes para incentivar la eficiencia energética al máximo.

Las cubiertas deben ser sostenibles y las soleras también deben aislarse apropiadamente. La clave es que tengan una baja transmisión térmica para regular las temperaturas durante el invierno y verano.

Por lo general, el espesor del aislamiento térmico depende del clima, pero su fin ulterior es el mismo: el ahorro de energía.

Si la casa se aísla de manera estratégica y eficiente sus propietarios podrían ahorrar hasta un 40% de energía.

2. Ventilación mecánica

La ventilación mecánica con recuperación de calor es fundamental en una vivienda eficiente que desee obtener un certificado Passivhaus.

Para que sea óptima los sistemas de ventilación deben aprovechar el calor generado por los habitantes de la casa, y también por el que generan los electrodomésticos y los dispositivos electrónicos. 

Lo que se busca es precalentar el aire limpio entrante, antes de expulsar el aire viciado al exterior del hogar.

casas eficientes passivhauss

3. Ausencia de puentes térmicos

Los puentes térmicos son unos de los principales enemigos de la eficiencia energética. Por eso las viviendas eficientes deben evitarlos a toda costa.

En tal sentido, es mandatorio utilizar materiales con alta resistencia térmica, al igual que cuidar las juntas entre los elementos constructivos. 

Asimismo, la capa de aislamiento no puede sufrir interrupciones. De lo contrario, perjudicará seriamente la transmisión de energía. 

La meta es evitar las pérdidas o ganancias indeseadas de energía, en aras de estabilizar las temperaturas superficiales en la vivienda. 

4. Hermeticidad al aire

El certificado Passivhaus también evalúa la envolvente de la casa, la cual debe ser lo más hermética posible. 

De esa forma, el sistema de ventilación mecánica trabajará con más eficiencia. Aunque también hay que tener cuidado con la ejecución de las juntas durante la fase constructiva.

Para conocer la hermeticidad de la vivienda debe hacerse una prueba de presión. Esta consiste en crear una diferencia entre el interior y el exterior de la casa, mediante la colocación de un ventilador en la puerta principal. 

5. Ventanas y puertas de altas prestaciones

Es necesario que las ventanas y puertas de las casas eficientes sean de altas prestaciones. Y para ello es crucial elegir los mejores materiales del mercado.

Lo más recomendable es que las ventanas sean de doble o triple vidrio ¿Te preguntas por qué? 

La respuesta es simple y contundente: el vidrio refleja muy bien el calor, en el interior de la casa, durante la temporada invernal. 

Además, puede mantenerlo en el exterior de la casa durante el verano. Esto significa que es un material poco emisivo. 

En paralelo, deben escogerse materiales o recursos de carpintería de baja transmitancia térmica a la hora de fabricar las puertas de la casa. 

6. Diseño bioclimático

El diseño bioclimático va de la mano de las casas eficientes (dentro de las que se encuentran las casas pasivas).

Actualmente, la arquitectura bioclimática aboga por las construcciones que se adaptan perfectamente al clima del lugar donde están ubicadas las viviendas. 

Esto implica tomar en cuenta aspectos como el viento, las precipitaciones o la exposición al sol. 

7. Utilización de materiales sostenibles

Lo más aconsejable es utilizar materiales sostenibles durante todo el proyecto constructivo, como sería el caso de:

  • Tierra comprimida o tapial. 
  • Bioplásticos. 
  • Otros materiales constructivos que se caractericen por ser biodegradables.

Estos materiales son más amigables con el medio ambiente, y además, sus características o propiedades térmicas son de mayor calidad.

8. Aerotermia

La aerotermia es una gran aliada de las casas eficientes, puesto que se apoya en las instalaciones de alto rendimiento. 

Las bombas de calor que se usan en la aerotermia permiten conservar la temperatura de la vivienda en un estado óptimo. 

Dichas bombas aerotérmicas también reducen, hasta un 30%, los consumos energéticos vinculados al uso de los aires acondicionados, del agua caliente o la calefacción.

Adicionalmente, son menos contaminantes que las calderas convencionales. Por lo tanto, juegan un rol vital en las construcciones eficientes. 

9. Domótica

La domótica llegó para quedarse (sobre todo en las construcciones eficientes, pasivas o autosustentables). 

De hecho, estas viviendas suelen tener sistemas inteligentes que incentivan el ahorro de luz y dinero. 

Los sistemas de iluminación inteligentes, así como el uso de termostatos de última tecnología, ayudan a los propietarios a reconocer patrones de consumo energético de forma diaria. 

Luego, ellos pueden utilizar esa información para tomar correctivos, o implementar acciones inmediatas que optimicen al máximo el consumo energético

10. Autoconsumo

Las casas eficientes respaldan el autoconsumo eléctrico de manera dramática. Para ello se instalan paneles solares en los tejados, e inclusive, pequeños generadores eólicos, que sean capaces de generar energía renovable. 

Hoy en día, las instalaciones solares fotovoltaicas en el tejado de la vivienda, que tienen entre 3 y 4 kW, pueden satisfacer por completo sus necesidades energéticas. 

Otra opción consiste en instalar una pequeña turbina eólica para facilitar la generación complementaria de energía limpia. 

Además, es necesario que la iluminación de la vivienda sea óptima. Para lograr este objetivo las instalaciones lumínicas deben ser absolutamente eficientes.

ACTUALIDAD DE LAS CASAS EFICIENTES EN ESPAÑA

La demanda de casas eficientes y pasivas en España ha experimentado un ligero incremento en los últimos años. 

Cada vez hay más personas preguntándose cuánto cuesta una casa pasiva en este país, o qué tan factible resultan estas obras en el mundo actual.

Si tu eres una de ellas nos gustaría darte una información referencial, con la finalidad de que despejes algunas dudas. 

Hoy en día, necesitas 180.000 euros aproximadamente para construir este tipo de viviendas eficientes en el territorio español. 

Suponiendo que construirás una casa de 150 m2, cuyo valor referencial es de 1.200 €/m2. Pero si deseas acondicionar el jardin, incluir una piscina o hacer reformas en el garaje, el presupuesto podría elevarse a 250.000 euros. 

¡INVIERTE EN CASAS EFICIENTES!

Las casas eficientes representan una gran inversión. Y a pesar de que el retorno no sucederá de la noche a la mañana, eventualmente podrás percibirlo y disfrutarlo al máximo. 

Además, debes tener en mente que estas construcciones suele revalorizarse significativamente con el paso del tiempo. 

Sin duda, tienen un gran potencial de crecimiento en plusvalía, lo cual supondría enormes beneficios en el futuro. 

Si vives en España y quieres investigar más sobre las casas eficientes, o sobre la Certificación Passivhaus, te invitamos a contactar a CMYK Arquitectos. 

Este estudio de arquitectura y sus profesionales te ofrecerán una asesoría integral y personalizada.

Por último, no olvides unirte a nuestra comunidad de Facebook. Por esa vía compartimos información útil y actualizada sobre Arquitectura, Diseño y Construcción. 

 

Deja un comentario