fbpx

Biohabitabilidad en la casa saludable

La biohabitabilidad es un ámbito de estudio que analiza los factores de riesgo que hay en el interior de nuestras viviendas. Por lo tanto, si los espacios permiten la vida y es apto para ser habitado.

Aunque no lo creas, hay muchos elementos de nuestra vida cotidiana que nos perjudican. Objetos e incluso materiales que no son todo lo sanos que creemos. Convivimos con ellos diariamente sin ser consciente de cómo nos pueden llegar a afectar. 

Mediante la medición de diferentes parámetros, la biohabitabilidad mide su presencia en nuestras casas y su efecto en nuestra salud. Y es que un hábitat no saludable puede producir la aparición de problemas. Entre ellos insomnio, dolores de cabeza, cansancio permanente, alergias, etc.

biohabitabilidad

Características de la biohabitabilidad

La condición de biohabitabilidad de una vivienda se inicia con el análisis del entorno. Para ello se evalúan los factores de riesgo ambientales para de esta forma llegar a la elección del «buen sitio». Cada uno de estos genera sus propias afectaciones. Por lo tanto, es importante reconocer todos y cada uno de los factores de riesgo potencial para la salud. Estos están directamente relacionados con las energías naturales y artificiales que nos rodean y nos relacionamos de forma cotidiana». 

Este estudio puede resolver problemas de salud a personas que con aparentes patologías inexplicables. Muchas veces se soluciona reubicando una cama o reduciendo la exposición a campos eléctricos mientras se descansa.

Aparte de las técnicas y los conceptos de biohabitabilidad, también se ha de tener en cuenta la importancia de los hábitos saludables. Evitando los que de alguna manera contribuyen sin que a veces lo percibamos a «intoxicar» nuestro hogar. Como por ejemplo las sustancias químicas. En principio parecen inofensivas, pero con el tiempo se comportan como verdaderos desequilibradores de la calidad de vida para muchas personas. 

También podríamos decir lo mismo de los alimentos que tomamos. Su procedencia y su elaboración acaban afectando a nuestro bienestar. Un alimento debería ser nuestra energía revitalizante. Sin embargo, la agricultura y ganadería intensivas y los procedimientos de la industria alimentaria los convierten en todo lo contrario.

 

FACTORES DE RIESGO 

La biohabitabilidad estudia tres tipos de factores de riesgo que a su vez tienen numerosas subcategorías. Hoy no profundizaremos en ellas pero nombraremos algunas.

Factores de riesgo físicos 

Este tipo de contaminantes son los provenientes de las ondas que emiten ciertos aparatos que tenemos en nuestras viviendas. Estas radiaciones se pueden dividir en dos: las ionizantes y las no ionizantes. Este puede que sea el tipo de contaminación más peligroso. Estas frecuencias son mucho mayores que las naturales, pero nuestro cuerpo ya no las rechaza. Se ha acostumbrado a ellas. Estos son algunos ejemplos:

  • Campos magnéticos
  • Electroestática
  • Gas radón
  • Iluminación

Factores de riesgo químicos 

Estos contaminantes están presentes en toda la construcción de nuestra casa. Así como también en algunas cosas que tenemos dentro. Por lo tanto, es muy difícil distinguir de donde provienen. Incluso eliminarlos. Estos son algunos contaminantes químicos:

  • Pesticidas y COP
  • Partículas y fibras

Factores de riesgo biológicos 

biohabitabilidadLos principales contaminantes biológicos son los hongos y los ácaros. Y lo peor es que están presentes en casi todos los elementos de nuestras viviendas. En paredes, alfombras, pilas de cocina, madera…

Para conseguir combatir todos estos factores de riesgo, lo mejor es realizar un estudio de biohabitabilidad. Así se conoce el porcentaje de contaminantes de un hogar y se tiene una orientación para combatirlos.

La biohabitabilidad nace como una evolución de la conjunción entre Feng Shui y la Baubiologie. La principal diferencia entre el Feng Shui y la biohabitabilidad es que en el primero se estudian datos como la ubicación geográfica o la decoración de la vivienda. Sin embargo, como ya has podido ver, la biohabitabilidad va mucho más allá.

 

A continuación vamos a explicar algunas técnicas y consejos para mejorar la biohabitabilidad

BIOCONSTRUCCIÓN PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

biohabitabilidadLa bioconstrucción persigue la obtención de una relación equilibrada entre la naturaleza y el arte de construir. Mediante el conocimiento de las necesidades naturales del hombre, genera hábitats saludables y dignos. Esto sirve tanto para el hombre como para el curso de la naturaleza.

La bioconstrucción aprende de los materiales y técnicas constructivas tradicionales. A su vez  innova en calidad y diseño para construir un futuro digno y sostenible.

Bases de la bioconstrucción:

  • uso de materiales naturales no tóxicos.
  • optimización de la calidad acústica y lumínica.
  • investigación del diseño de cada espacio para conseguir una regulación natural de la humedad y temperatura de los ambientes interiores. Asegurando así un óptimo bienestar evitando el uso de aparatos de consumo en la climatización.
  • mejora de la calidad del aire interior. Esto deriva en un justa renovación de aire fresco, ionización, limitación de la aparición de gérmenes y bacterias.
  • ausencia de campos contaminantes eléctricos. Prestando especial atención a las instalaciones eléctricas y los conductos metálicos.
  • minimización en el uso energético instalando fuentes renovables de energía.

 

MATERIALES BIOCOMPATIBLES PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

Madera de origen sostenible

La madera es un recurso natural y en bioconstrucción. Se utiliza con bastante asiduidad por su capacidad para construir entornos habitables, saludables y ecoeficientes. La madera es flexible, higroscópica, regula la temperatura interior. Su producción no contamina el medio ambiente ya que puede ser reutilizada o reciclada. La madera que utilizamos para nuestras viviendas es de origen sostenible (sellos FSC y PEFC).

Aislamientos naturales o reciclados

Utilizamos aislamientos ecologicos (celulosa reciclada, algodón reciclado, lana de oveja, cáñamo, lino, corcho, …). Estos son mejores que lana de roca o materiales similares. Ya que esto últimos pueden ser perjudiciales para nuestra salud, para el medio ambiente y para las personas que lo fabrican.

Carpintería de madera

Las ventanas y puertas de madera de origen sostenible son las más indicadas. Actualmente se fabrican de modo que se ajustan a la perfección. Además tienen todas las garantías de estanqueidad, y precios muy competitivos. La madera es el material que consigue aislar mejor y tiene las mayores cualidades estéticas.

Pinturas y barnices

Se utilizan pinturas minerales para los interiores. Son absolutamente transpirables y microporosas. Así las paredes pueden “respirar” y regular la humedad de forma natural. No contienen disolventes, conservantes, biocidas ni plastificantes. Por ello no producen emisiones tóxicas. Su naturaleza mineral y alcalina las hace adversas a hongos y mohos sin necesidad de incorporar fungicidas. Una gran ventaja, sobre todo para personas sensibles como los niños y alérgicos.

Son seguras por lo que en caso de incendio, ya que no se inflaman, no propagan el fuego y no desprenden gases tóxicos de combustión. Para los acabados en madera (interiores y exteriores) se usan lasures a poro abierto de aceites y resinas vegetales. Estos poseen pigmentos minerales y óxidos de hierro que aseguran una excelente protección contra el efecto de los rayos UV.

 

INSTALACIÓN ELÉCTRICA BIOCOMPATIBLE PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

Si pensamos en toda la red eléctrica de nuestra vivienda, nos damos cuenta que estamos rodeados de una gran cantidad de campos eléctricos, pues todos los cables están conectados y en funcionamiento aunque los interruptores estén parados.

Para diseñar una instalación libre de campos será mucho más fácil si se trata de una obra nueva donde podremos desde el principio planificar todo el sistema desde cero. Si se trata de una reforma también es posible pero las acciones a llevar a cabo serán distintas en función de si queremos aprovechar la instalación existente o no.

Factores relevantes

Veamos los aspectos a tener en cuenta en cualquier diseño de una instalación eléctrica libre de campos:

  • Cableado: cuando escogemos el tipo de cables que utilizaremos, una de las primeras comprobaciones que deberemos realizar es que no lleve PVC ni halógenos. Una de las mejores opciones son los cables flexometálicos apantallados y las mangueras de cables apantallados. 
  • Muros conductores: existen dos métodos para apantallar un muro o pared. El primero es colocar una malla metálica en la composición del muro y el segundo es pintarlo con una pintura conductora.
  • Cableado de tierra: la toma de tierra de una vivienda es un cable que finaliza con una pica metálica que se introduce en el subsuelo bajo los cimientos de la casa. La tierra es una gran masa que es capaz de absorber electricidad. Así, la misión de la toma de tierra es derivar toda esa carga que pueda entrar en contacto con las personas.
  • Cajetines: la mayoría de los cajetines que encontramos en el mercado llevan PVC, por lo que son dañinos para el medioambiente. Lo ideal son los nombrados cajetines Kaiser, que son de grafito y con conexión a toma de tierra.
  • Desconector eléctrico automático (bioswitch): un bioswitch es un desconector automático que convierte la corriente alterna en corriente continua. En la habitación, por la noche, cuando apagamos todas las luces o enchufes, el dispositivo reconoce que no hay suministro y desconecta la tensión de 230V. Mantiene una pequeña cantidad de 6 o 9V para mantener el sistema y volver en funcionamiento cuando encendamos otra vez los aparatos. El bioswitch es en resumen, un elemento que desconecta de forma automática el suministro de electricidad cuando no hay consumo.

 

SISTEMA DE AIRE CON RECUPERACIÓN DE ENERGÍA PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

Lo ideal es la instalación un sistema de ventilación mecánica controlada (VMC) doble flujo que asegura la calidad del aire. Funciona a través de la extracción del aire viciado en las estancias húmedas (cocina, baños, aseos, lavaderos,…). Simultáneamente asegura la insuflación de aire nuevo filtrado (con filtros de alta eficiencia) en las estancias secas (salón, comedor, dormitorios,…). Aportando un gran confort térmico y ahorro de energía.

 

AEROTERMIA PARA AGUA CALIENTE SANITARIA PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

Mediante la inclusión de bombas aerotérmicas para la producción de A.C.S., que utilizan el calor del aire ambiente como energía renovable. Gracias a su exclusiva tecnología ofrecen un excepcional rendimiento que garantiza confort y un ahorro energético de hasta el 70%.

 

RECOGIDA DE AGUAS PLUVIALES PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

biohabitabilidadEl agua es nuestro recurso más valioso. Podemos evitar desperdiciarla mediante la instalación de canalones para la recogida y sistemas para el aprovechamiento del agua de lluvia. De esta forma puede ser reutilizada para el hogar y jardín.

 

DEPURADORAS ECOLÓGICAS PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

Existen depuradoras de ingeniería ecológica para tratar las aguas residuales. Se trata de un sistema pionero que funciona sin energía eléctrica y casi no requiere mantenimiento. La instalación se hace con materiales reciclados y reutilizables, y con una afectación mínima del entorno y su paisaje.

 

PISCINAS NATURALES PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

Descubrir la sensación de bañarse sin picores en los ojos ni en la piel, en agua natural y cristalina. Eliminar la preocupación por el estado del agua (pH, color, etc.), lo que supone un gran ahorro en el uso de productos químicos. Un cuidadoso diseño posibilita que plantas, bacterias y pequeños organismos mantengan el agua en un estado de limpieza excepcional. Sólo comparable con los ríos y lagos de montaña.

 

EL FENG SHUI PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

El Feng Shui es una disciplina tradicional de origen oriental utilizada como herramienta para mejorar los espacios que habitamos. Se basa en la observación durante siglos del entorno, la funcionalidad del espacio y la orientación. Ha tenido como resultado un conjunto de normas en las que apoyarnos para potenciar el espacio físico donde vivimos. Un estudio de Feng Shui no es más que una herramienta que unifica las características psicológicas, energéticas, fisiológicas y de confort definidas por el espacio. Para que estén al servicio de las necesidades concretas de cada usuario.

 

LA GEOBIOLOGÍA PARA MEJORAR LA BIOHABITABILIDAD

La geobiología es una ciencia que une conocimientos ancestrales con recientes investigaciones científicas. Estudia las relaciones entre los seres vivos y las energías naturales que emanan de la tierra (vetas de agua, fallas geológicas, líneas Hartmann, líneas Curry, …). Y las artificiales generadas por el hombre (campos eléctricos, magnéticos, alta frecuencia, …).

La influencia de las radiaciones puede incidir en el desarrollo de enfermedades a todos los niveles. Especialmente en el sistema nervioso central e inmunológico. El estudio de geobiología detecta los lugares con geopatías en los que las emisiones de radiaciones pueden afectar a nuestra salud. Así podremos limitarlos, apantallarlos o evitarlos.

Es especialmente importante analizar los lugares donde dormimos, trabajamos o pasamos más tiempo. Haciendo un estudio de geobiología y Feng Shui previo a la construcción de una vivienda podemos determinar la mejor ubicación donde situarlos.

Definición e historia

La geobiología se podría definir como la disciplina que estudia la interacción entre la Tierra y los seres vivos. O, mejor aún, el efecto que cada zona de la Tierra ejerce sobre los seres que la habitan. No pertenece a ninguna rama de la ciencia estrictamente académica ni lo pretende. Aunque sí bebe de conceptos clave procedentes de la geología y la biología, así como de la física y las neurociencias. 

Los primeros en investigar esto en Europa procedían del entorno médico. El inglés Havilland o el médico alemán Ernst Hartmann, entre otros. A principios del siglo XX fueron muchos los que comenzaron a redescubrir la relación entre la estancia en lugares geofísicamente alterados y distintos trastornos y enfermedades.

La geobiología trata especialmente de todo aquello que puede afectar a la salud o al bienestar de las personas en su entorno y, más concretamente, en su hábitat. Su nombre se debe a la unión de los vocablos Geo (Tierra) y Bio (Vida). Por eso, también es conocida como la ciencia del hábitat.

Desde hace siglos el hombre ha sido capaz de entender la influencia del magnetismo de la Tierra en nuestra salud. También de detectar zonas geopatógenas y decidir cuál es el sitio más sano para vivir. Ha sido consciente de las radiaciones naturales que emanan del terreno y de sus efectos en la salud. Ha podido detectarlas por métodos de biosensibilidad mediante varillas, zahoríes y radiestesia.

Factores naturales

Hoy en día la salud geoambiental recoge todos estos conocimientos ancestrales. Los integra con el saber científico actual y los materializa en protocolos concretos para abordar de forma holística la influencia que ejerce en nosotros el entorno. Así poder identificar los factores y parámetros que son peligrosos para la salud. Gracias a la ayuda de geomagnetómetros es posible determinar de forma contrastada la mejor ubicación de una persona en su hábitat. Y así evitar situarla en áreas de influencia dañina que pudieran provocar efectos nocivos en la salud.

Los factores naturales que se han estudiado tradicionalmente desde la geobiología son:

  • Alteraciones geofísicas: fallas geológicas y fracturas del terreno, áreas de contacto entre diferentes tipos de materiales y corrientes de agua subterránea. Estos pueden provocar tanto alteraciones electromagnéticas locales en la vertical de dichos fenómenos, como cambios en los niveles de radiación ambiental.
  • Líneas Hartmann: red geomagnética natural cuyas líneas de fuerza conforman una malla orientada norte-sur con celdas de 2 por 2,5 metros aproximadamente.
  • Líneas Curry: red geomagnética natural cuyas líneas de fuerza están orientadas noreste-sureste y sureste-noroeste, aproximadamente cada 6 u 8 metros.
  • Radiactividad ambiental procedente de las rocas y materiales del terreno. Con frecuencia puede traducirse en grandes concentraciones de gas radón. Una sustancia altamente cancerígena, según la Organización Mundial de la Salud.

 

CONCLUSIÓN

Si os estáis planteando realizar un proyecto que cumpla con todos las pautas a seguir que hemos descrito en este artículo acerca de la biohabitabilidad, entonces deberías consultar desde el primer momento a un arquitecto experto en bioconstrucción.

Otra opción contactar con un experto en espacios saludables. Nosotros te recomendamos la empresa Bioespacios, que son colaboradores habituales de nuestro estudio.

Desde CMYK ARQUITECTOS, nuestro compromiso con el cliente y el poder dotar su proyecto de los mayores y mejores estándares de biohabitabilidad es absoluto. Lo primero que nos preocupa es el bienestar de las personas que van a ocupar esos espacios durante la vida útil de la edificación.

Si después de haber llegado hasta aquí, no os habéis asustado ni perdido las ganas de construir vuestra propia casa os animo a que nos contacteis y quedemos para tomar un café y hablar sobre vuestro sueño.

Si quieres estar atento de nuestras publicaciones nos puedes seguir en nuestra página de Facebook

 

Deja un comentario